TECNOLOGÍA Y SALUD EN AMÉRICA LATINA

DESARROLLOS


LASALUS cada vez más cerca del Diplomado Internacional en Gestión Sanitaria


image

LASALUS proyectó, a través de la articulación europea latinoamericana que permite el programa Erasmus+, la creación de un posgrado a distancia, centralmente focalizado en el desarrollo de herramientas para fortalecer la gestión sanitaria del personal de salud de las Américas. Un factor clave caracteriza la innovación tecnológica que presenta la propuesta: el uso de un simulador (hospital virtual).

Tras la realización de las pasantías de febrero en El Salvador, los equipos académicos de las diez universidades miembro, junto al socio tecnológico y las instituciones asociadas, acordaron unas notas curriculares para la puesta en diseño del Diplomado Internacional en Gestión Sanitaria.

Como primer punto, se debatió el diverso perfil del estudiante que debe considerar el posgrado, con el objetivo de lograr un impacto sustancial en la mejora de los sistemas de salud:

Este contexto, sin duda, conduce a dinamizar la estructura de la malla curricular, como así también el perfil del egresado.Si bien ningún posgrado podría abordar la totalidad de expectativas de los ingresantes, ya queentre ellasse hallan cuestiones subjetivas y condiciones materiales propias del estudiante, podrían clasificarse y distinguirse algunas categorías que permitan unificar contenidos y metas, y así otorgar cierto grado personalización del diseño curricular. Considerando que hoy día en el campo de la gestión sanitaria latinoamericana se privilegian casi exclusivamente diseños curriculares estructurados, es un desafío pedagógico y sanitario iniciar un camino de dinamización de las propuestas. Así, el equipo de LASALUS cree necesario avanzar hacia un plan de estudios con dos espacios curriculares:

  1. El máximo nivel de conducción: director general, director médico, de enfermería, de administración, entre otros.
  2. El nivel medio de conducción: jefes de servicios y de departamento, sean estos asistenciales (servicios clínicos, de enfermería, diagnóstico por imágenes, laboratorio, farmacia, anatomía patológica) como no asistenciales (hotelería, conservación y mantenimiento, docencia, investigación, legales, facturación).
  3. Niveles operativos de conducción: equipos de trabajo de cualquiera de los servicios y departamentos arriba mencionados.

En el orientado, los estudiantes seleccionan y eligen un tramo de los espacios curriculares, de acuerdo con las "áreas del hospital" y los "niveles de gestión" de su interés.Por ejemplo, la asignatura Gestión de Servicios de Saludtendría una programación didáctica donde se contemplen procesos de áreas médicas, de laboratorio, de diagnóstico por imágenes, de infraestructura, áreas de enfermería, administrativas. Los estudiantes podrán escogerlas en función de las necesidades de formación que resulten congruentes con la definición crecientemente circunscrita de su área temática de interés, y el nivel de gestión donde pretenden aplicarlas.

Algunos de los contenidos que presentaría este tramo orientado son:

  1. Gestión de la infraestructura hospitalaria.
  2. Calidad de la atención y seguridad del paciente.
  3. Gestión de servicios de salud I: misión, planificación operativa, gestión de procesos, gestión de la información (tablero de control, indicadores de estructura, procesos y resultados), compromisos de gestión.
  4. Gestión de servicios de salud II: gestión económico financiera, medición de la producción hospitalaria, gestión de hotelería, gestión de enfermería.

Finalmente, a lo largo del espacio curricular "taller de diseño de trabajo final integrador" (TFI)las tutorías específicas en él contempladas se beneficiarían con la experiencia de los espacios curriculares orientados. De hecho, dicho taller configura un ámbito de interacción vertical, en el que los docentes a cargo, uno por cada una de las orientaciones y espacios electivos, podrían proveer a los alumnos de aquellos instrumentos que éstos han de emplear en la formulación del trabajo de integración final.

Al mismo tiempo, el taller de diseño del TFIcontinuaría siendo un espacio de socializaciónhorizontal, en el cual los estudiantes se hacen partícipes, unos a otros, de los avances realizados, así como de los obstáculos que enfrentan y las estrategias que tienen a mano para superarlos.

Sin dudas, creemos que en las bases de esta propuesta concretaremos el desarrollo de una capacitación que pueda responder a las múltiples necesidades de formación relevadas a inicios del Proyecto LASALUS.